domingo, 10 de junio de 2012

BANKIA: ALI BABA Y LOS........LADRONES

PRÉSTAMO O RESCATE


Ayer, por fin, y después de unos cuantos tiras y aflojas, el Gobierno en boca del Presidente Rajoy, ha reconocido que la banca en este país necesitaba de un rescate, o que a través de Europa, se les va a conceder a los bancos españoles una línea de crédito de hasta 100.000.000.000 de Euros.


Ni Rajoy es el mejor Presidente, ni Rubalcaba es el mejor Jefe de la Oposición, pero en este caso, ambos los dos, o los partidos políticos a los que representan, deberían ir de la mano y callar, porque como dice el sabio refranero español: “el que calla otorga”, o como me decían a mí mis hermanos mayores: “Luisito ver, oír y callar”.


Si las Cajas en este país tienen un agujero de dimensiones desproporcionadas, y todas ellas, y digo todas, necesitan de dinero del FROB, es porque todas ellas han sido la cueva de todos ellos, y digo todos, porque ellos, los políticos, han hecho de las Cajas la cueva de Alí Babá, pero en este caso, el número de ladrones supera con creces los 40 del cuento de Las mil y una noches.


Algún día, alguien escribirá un libro y contará la verdadera historia de estos últimos acontecimientos que estamos viviendo, y es que, cada día más, se hace necesario ese periodismo de investigación, que hoy parece haber pasado a mejor vida, y que en tiempos fue determinante para frenar en seco el ansia de la clase política.


Y que nadie eluda responsabilidades, porque culpables los hay y a cientos, y en este caso, el primero fue el gobierno de Felipe González, que en una polémica ley en 1985, eliminó el papel del director general de las cajas como último elemento a la hora de decidir una inversión, y de esta forma, el Presidente, que previamente había sido elegido por el gobierno central o autonómico, tenía manos libres para soltarle la pasta a aquel que más convenía al partido que gobernase.


Pues sí, de esta manera los comités de riesgos quedaban puenteados, y los presidentes de las cajas, todos ellos puestos a dedo por el pertinente gobierno autonómico, decidían las financiaciones, fuesen o no fuesen un perjuicio para la entidad. Primero siempre los intereses políticos y después la supervivencia de la caja en el sistema financiero español.


Muchas de estas operaciones, que ahora son un agujero de proporciones exageradas para todas las cajas, no se hubiesen concedido con el filtro del director general, pues la prudencia y el análisis, las habría mandado al cajón de las operaciones denegadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada